No intentes jamás curar el  cuerpo sin antes  haber curado el alma